Si algo tiene Instagram, es que no deja pasar mucho tiempo entre actualización y actualización. Suponemos que con la premisa de renovarse o morir, cada dos semanas aprox. nos sorprende con nuevos gadget que consiguen que nos enganchemos aún más a su app (si es que eso es posible). Así después de las encuestas que tan populares se hicieron hace unos meses, llegan a la red de moda las preguntas.

Estamos seguros de que estáis al tanto, es imposible no estarlo por el éxito y revuelo que han causado las preguntas desde que comenzaron a inundar los Stories de todos los usuarios. Todos hemos visto a la mayoría de los influencers responder a miles de preguntas (ya sea en formato vídeo o en texto) sobre sus gustos, aficiones o directamente sobre sus opiniones o vida privada. Y seguro que también tenéis algún que otro amigo/ a venido arriba que se ha sumado a la moda de las preguntitas.

Es cierto, ha sido todo un éxito, pero como ya estamos acostumbrados, la cosa no se ha quedado ahí. Las preguntas de Instagram han ocasionado un caos que los creadores no vieron venir. Y es que hubo una gran mayoría de usuarios que dieron por hecho que estas preguntas eran anónimas, por lo que escudándose en esto decidieron realizar preguntas bastante comprometidas que a aquellos que seáis usuarios de Twitter (Red Social donde se han compartido las más virales) seguro que os han causado más de una carcajada. Para muestra, un botón:

 

Pero, si ya estaban las encuestas con las que podías realizar preguntas y en los directos la gente puede realizar preguntas en el momento.. qué necesidad habría de implementar esta nueva forma de interacción? Aunque parezca reiterativo, el “Amancio de Instagram” como diría la Vecina Rubia, no es tonto, y sabe que medir el pulso de tus seguidores es el nuevo “like” de tus fotos.

Desde que el algoritmo de Instagram se modificó, y las publicaciones en nuestro muro dejaron de aparecer por orden cronológico y nos mostraron solo las de los perfiles que más buscamos.. los likes empezaron a caer en picados. Si a esto le sumamos que el Instagram Stories es lo primero que nos aparece cuando nos metemos en la App y que nos hemos vuelto bastante fans de lo audiovisual, y porqué no decirlo, un poquito vagos, conseguir engagemen se ha vuelto bastante complicado. Por eso, controlar la gente que de verdad tiene interés por tus publicaciones y conocer lo que a tus seguidores le interesa más de tu perfil es la mejor solución para mostrar contenido que de verdad consiga atraer a tu público objetivo.

Pero no solo en Instagram es importante medir. Allí donde estés, dedica un poco de tiempo a investigar qué buscan de ti los usuarios, cómo acceden a tu web, qué días están más interesados en tus contenidos e incluso la clase de contenidos que tienen mayor impacto. Cuando tengas esa información, no te quedes ahí, ve un poco más allá y analiza los datos, a partir de ahí podrás ofrecer un contenido dirigido realmente a tus usuarios, que harán que se sientan más identificados con tu marca y te mire con mejores ojos 🙂